Restaurantes de mariscos en Progreso y Mérida dan “gato por liebre”

Ofrecen filete de pescado criado en granjas de agua dulce proveniente de Asia en vez de especies nativas que se capturan en la costa yucateca, por pescadores yucatecos

Restaurantes especializados en la comercialización de pescados y mariscos, están defraudando a los consumidores yucatecos así como a los visitantes nacionales al servir filete de pez gato, criado en granjas chinas, como si se tratara de especies de pescado nativos de Yucatán y capturados por pescadores yucatecos, lo cual representa una verdadera estafa, robo y engaño.


Tras realizarse un recorrido por diferentes restaurantes en el puerto de Progreso y Chicxulub, se pudo constatar que 7 de cada 10 restaurantes, ofrecen a sus comensales filete de pescado de granja denominado basa o pez gato cuya crianza se realiza en diferentes provincias de China, se trata de un pez de agua dulce, cuya alimentación es en base a desechos y excretas de todo tipo, incluyendo en algunos casos excremento humano.


El pez gato en Yucatán se le conoce como Bagre y quienes viven en los litorales omiten consumir esa especie en vista de sus hábitos alimenticios a base de residuos.


Durante el recorrido se observó qué en los restaurantes en las cartas de menús Se ofrece filete de pescado empanizado en la mayoría de los casos, sin embargo no se especifica qué especie de pescado están ofreciendo al público.
La problemática es complicada, los restauranteros yucatecos están comprando un producto barato de dudosa procedencia, dudosa inocuidad, no se sabe bajo qué condiciones de sanidad animal operan esas granjas que producen el pez gato o basa, teniendo en cuenta que en los mercados asiáticos no existen rigurosos controles de calidad en los alimentos a exportar, prevaleciendo infecciones que se transmiten de los animales al hombre, fenómeno conocido como zoonosis.


Mientras los empresarios del ramo restaurantero están buscando abaratar costos aún con el riesgo de que se incrementen las incidencias de zoonosis, los pescadores del litoral de Yucatán viven en una de sus peores crisis ante la escasa comercialización de productos pesqueros al sector de alimentos de la zona costera así como de la ciudad de Mérida.


Numerosos restaurantes situados en el puerto de Progreso y la zona turística están engañando y defraudando a sus comensales al ofrecer ese filete de pescado procedentes de granjas asiáticas en especial de China.


Respecto a este tema que se investigó en Progreso y los restaurantes de la zona turística de Chicxulub y en Mérida, el presidente de la Federación Regional de Sociedades Cooperativas del Centro Poniente José Luis Carrillo Galaz opinó que, en efecto numerosos restaurantes de Progreso, la zona costera y de la ciudad de Mérida están dándole gato por liebre a sus clientes es decir un filete de una especie de pescado asiático en vez de producto local nativo cuyas diferencias de sabor son perceptibles al igual que la calidad.

La basa es un producto asiático, ni siquiera es nacional, un producto que entra de Asia con aranceles bajos lo cual genera una competencia desleal a los productores regionales o nativos locales.
Pez gato asiático entra al país con aranceles muy bajos además de los riesgos sanitarios correspondientes que qué implica.
Los productos extranjeros ya comenzaron a desplazar el producto local, se trata de una competencia desleal, aquí hay otra situación, la gente le están dando para comer pez gato o tilapia, es un fraude que se le realiza al consumidor o en su caso al comensal de darle un filete, que en la carta no dice que es, al consumidor le están ofreciendo en vez de un pescado regional, le ofrecen un producto asiático junto con los riesgos qué conlleva, isover José Luis Carrillo.


Cabe señalar que la entrada de ese tipo de especies comestibles presenta un riesgo de zoonosis qué significa que cualquier enfermedad propia de animales, incidentalmente puede transmitirse a las personas.
Muchos restaurantes de la costa están en esa situación, adquieren esos productos de origen asiático y de dudosa inocuidad en mayoreo a precios muy bajos en supermercados y lo comercializan como si se tratara de especies nativas de la costa yucateca.
Por ejemplo los costos de los pescados nativos, como por ejemplo la mojarra oscila en los $90, por ejemplo el kilo de pez gato o basa, rondan los $60 pesos a mayoreo, detalló nuestro entrevistado.


Por ejemplo el flete que se utiliza para empanizar que es de mero ronda en $120 el kilo.
En cambio al consumidor le dan filete de basa, porque cuesta $60.
La venta de pez gato asiático se ha vuelto un negocio para los empresarios restauranteros, obteniendo jugosos márgenes de ganancia de más de un 100%,.


En este caso tiene que intervenir la Procuraduría Federal del Consumidor tienen que ir a hacer revisiones a los restaurantes a las cartas del menú y lo que ofrecen realmente, remató Carrillo Galaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *