La necesidad los hace invadir zona federal y rellenar el estero de Chicxulub

Día a día numerosas familias, ante la falta de ingresos y oportunidades para adquirir una vivienda digna, optan por invadir la Ciénega y con escombros ganar terrenos.

Uno de esos casos es la señora Karina May, poco a poco ha ido rellenando la parte cenagosa Y lograr un terraplén sobre el cual está erigendo su casa con láminas de cartón qué el ayuntamiento de Progreso les donó.Numerosas familias se encuentran en el desamparo sobre todo al sur de la Colonia Francisco I Madero de Chicxulub puerto, son de bajos ingresos y no tienen prestaciones como para adquirir un predio del Infonavit.

En el lugar observamos, qué numerosos premios se están construyendo sobre terrenos ganados a la ciénega, carecen de agua potable y un sistema adecuado de drenaje, tampoco cuentan con un debido sistema de recolección de aguas residuales domiciliarias, el impacto al medio ambiente es directo.

Poco a poco el estero que se encuentra un costado del denominado libramiento Progreso Chicxulub, está siendo invadido por la mancha urbana.

Los pobladores que poco a poco van colonizando ese lugar saben de los riesgos, han advertido la presencia de lagartos, pero continúan colonizando, ante la falta de oportunidades nadie les tiende la mano para acceder a una vivienda digna.

Ya sea con cubetas, carretillas comprando viajes de escombro, esas familias le ganan terrenos al mar, saben ellos del impacto que ocasionan a la ecología, pero ya tienen luz verde por parte de las autoridades federales, quienes les han indicado, que deben dejar un canal de agua nada más y que no deben tocar ni una planta de mangle.

En ese cuerpo de agua, crecen diferentes especies de mangle, todas ellas protegidas, sin embargo ante el avance inexorable del núcleo poblacional la medida es letra muerta, se está destruyendo manglar y lo cual se pudo constatar.

La zona parece un tiradero de basura, hay toda clase de desechos llantas, cubetas, incluso se observaron, monitores de televisión, los cuales representan un verdadero foco de contaminación, por los metales pesados que directamente van al mar.

Algunos terrenos ganados al agua ya casi colindan con el libramiento y se sigue cortando el flujo natural del agua, los asentamientos, en algunos puntos ya tienen alumbrado público.

Varios vecinos agradecen todo el apoyo recibido apoyo por parte de la comuna progreseña, para rellenar la ciénega, desde viajes de escombro, material para construcción, tinacos e incluso la ampliación de red de alumbrado público.

Es mediante los postes de alumbrado, que muchas casas cuentan con energía eléctrica.Ahora ya se acercan los huracanes, los habitantes de las colonias Francisco I Madero, Capilla de Guadalupe y La Esperanza, tienen temor a las inundaciones.

Saben que están asentados sobre una plancha de agua y en cualquier momento los escurrimientos de tierra adentro, más las crecientes pueden dejar bajo el agua sus casas y pueden perderlo todo.

Ese es el mayor temor de las familias, perder ese poco patrimonio que han logrado en algunos años con una creciente.” La temporada de huracanes, ya la tenemos encima”señaló la señora Suemy Ancona.

Por su parte Francisca Alcaraz, trabaja a marchas forzadas en la construcción de la casita de láminas de cartón en un terreno ganado a la ría, están construyendo, en un terreno que tiene una altura de 80 cm sobre el nivel del agua.La casa se está construyendo a una altura considerable con miras a rellenar su interior y evitar de esa manera que el agua invada el inmueble.

Las familias de esas colonias, no tendrían necesidad invadir terrenos, contarán con el apoyo de las autoridades para una casa en tierra firme y con todos los servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *